Nos gusta ofrecer a nuestros clientes lo mejor que podemos.

Es por eso que hacemos el pan que acompaña el desayuno (pan, mantequilla y mermelada) y cenas, porque al llegar al final de su comida, nadie puede soportar el “scarpetta”.

“Fare la scarpetta”: “hacer el pequeño zapato” se traduce en “secar la salsa en el plato con pan”.