La fruta fresca y abundante nos permite hacer mermeladas que enriquecen nuestro desayuno o acompañar algunos quesos de producción local.

En nuestra producción, solo entran las frutas y el azúcar. Sin conservantes, ni productos químicos, ni colorantes. Prueba nuestras mermeladas de mango y limón criollo.