El paisaje montañoso de Costa Rica permite la formación de arroyos y ríos muy sucesivos y, obviamente, cascadas increíbles.

A unos 3 km de Dolce Uvita se encuentra la Catarata de Uvita, pero dentro de un radio de 25 km se pueden contar al menos 4 de ellas, todas abiertas a los visitantes y con la posibilidad, para quien lo desee, de un agradable baño energizante.