Relajarse en la sobra de dos increibles arboles de mango, mientras la brisa alivia el clima tropical.

Leer, conversar, gustar una tapilla… agradable tranquilidad.